358 días por el Sudeste asiático: este va de economía (3)

En los dos primeros artículos con el repaso al año 2015 viajando por 10 de los 11 países del Sudeste asiático te conté como puedes cruzar fronteras y como puedes viajar por: Vietnam, Camboya, Tailandia, Myanmar y Laos en el primero, y: Malasia, Singapur, Indonesia, Brunei y Filipinas en el segundo. Fue mi experiencia y por eso la conté así, aunque hay otras formas de viajar y seguro que si buscas, encuentras la que se amolde mejor a tu estilo o posibilidades, pero sobre todo espero que los artículos te hayan servido o te sirvan en el futuro de ayuda e inspiración y puedas planificar ese viaje por esta fantástica y mágica parte del mundo: el Sudeste asiático.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para completar la información, te entrego esta tercera parte, donde te voy a explicar mi economía del viaje. Cuantos fueron mis ingresos y cuantos fueron mis gastos durante un año, menos una semana, y como he podido vivir con tan poco, porque creo que sorprenderá a más de uno. A mi me sorprendió cuando hice las cuentas.

Pequeña introducción para ponernos en situación

Gracias a amigos que han aportado su granito de arena pude conseguir algo de dinero, pequeños ingresos en la mayoría de los casos, que han ido sumando para que siguiese adelante, algunos han sido por donación, sin esperar nada a cambio y otros a cambio de una postal, o varias, que ha habido quien también lo ha querido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Algunos pequeños trabajos me han ayudado a conseguir algo más; por suerte un par de patrocinadores, que más que por otra cosa, por ser mis amigos y sus empresas disponer de ese dinero, quisieron apoyarme y por último, trabajando de voluntario, donde podía ahorrar los gastos normales para sobrevivir y que además en algunos casos me ayudaron con pequeñas cantidades para seguir camino. No me olvidaré de mencionar a cuatro amigos que me prestaron dinero hasta que lo puedan cobrar, cosa que espero devolver en poco tiempo (ojalá, no me gustan las deudas).

Sobre los voluntariados

Voy a empezar por aquí, ya que es una de las primeras ideas que tuve para poder avanzar, ahorrando y además conociendo y aprendiendo de cada lugar donde estuviese.

Actualmente existen muchas páginas que te ponen en contacto con personas que necesitan manos y ayuda. Yo pude encontrar de todo, y la verdad es que he hecho muchas cosas distintas y en todas he podido aprender algo y, esto, junto con mis conocimientos anteriores, me han abierto puertas posteriormente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En los voluntariados me ofrecieron, aunque no siempre, comida y alojamiento y por regla general también conexión a internet. Excepcionalmente pude incluir visitas turísticas a la zona y también vehículos para que me pudiese mover por la zona. Cada día más personas conocen esta forma de intercambiar ayudas y no tener que pagar a cambio, que para mi, hace que el trabajo sea normalmente más cómodo y la relación más sana. Cierto es que no descarté la opción de cobrar, cuando se me planteó, aunque fueron las menos y eso no fueron voluntariados como tal.

Desgraciadamente está muy extendido eso de no responder a los correos electrónicos de los voluntarios, así que, como hombre previsor me di de alta en un par de webs: Workaway, que renové en verano y Helpx, que aún me queda hasta el mes de octubre y también renovaré. Aparte de esto, a través de otros voluntarios que conocí por el camino o por mi mismo, conseguí otros lugares donde ir.

En Hanoi estuve ayudando en una academia de inglés gracias a Noe, una voluntaria francesa que conocí en China. En Camboya pude ayudar a unos amigos españoles a cambio de su hospitalidad y cuando termine en Sihanoukville donde viven, me fui como voluntario a un resort en Koh Totang, una pequeña isla camboyana y, donde sobre todo, trabajé como cocinero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En Tailandia en el norte, en Phayao, estuve ayudando a una familia en labores en el campo y mi siguiente voluntariado no lo hice hasta cruzar a Malasia, por lo que antes comenté: la mala practica de no contestar a las solicitudes, como en Myanmar o Laos. En Malasia empecé en Bamboo Village, un resort en la jungla, cerca de Kuala Lumpur y allí conocí a Adnan, el dueño de una granja de bambú en Lanchang, que me invitó a estar con su familia hasta que terminase mi visado haciendo varias cosas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cruce a Singapur donde un nuevo amigo me invitó a volver a Malasia para ayudar en un templo chino que también era una granja de bambú y cuando terminé allí fui a colaborar en un orfanato, ambos lugares eran propiedad de Jeffrey. En Indonesia pude estar cinco semanas en Tanakita, otro resort, en Sukabumi, en la isla de Java y desde allí cruce hasta Sulawesi para terminar mi visado en una escuela de inglés en Belopa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando volví a Malasia, a Borneo y después de cruzar a Brunei me fui a Filipinas y en mi segunda estancia en Manila ayudé a Bianca, mi anfitriona de Couchsurfing que también tiene perfil en Workaway, en su casa y cuidando de su perro, al igual que en Kota Kinabalu, en la tercera ocasión que estuve en la ciudad, donde también cuidé de los gatos y del piso de Nina.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi última experiencia en Borneo fue en un hostel de Sandakan, donde me encargué, durante el mes y medio que estuve, un poco de todo, sobre todo de la cocina aunque hice más cosas. Por cierto que Nabistul su dueña fue quien pagó mi billete de avión a Australia. De todo esto hablaré en el siguiente artículo que publicaré en breves. Como ves variedad y nuevas experiencias y oportunidades de aprender de todo un poco, además de ahorrar dinero.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando empiezan los apuros económicos de verdad, la imaginación al poder

En Dongguan que era donde estaba a primeros de enero de 2015, la familia para la que trabajé de voluntario, sabiendo mi problema con el dinero y las dificultades que entrañaba tener el tiempo tan justo que me quedaba para cruzar la frontera a Vietnam, me regalaron 200 yuans con los que pude cubrir algunos gastos. Yo por mi lado, antes de emprender viaje, me puse en contacto con unos amigos que me prestaron 300€ y que era con lo único que contaba en ese momento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En Hanoi tuve que pensar bien como hacer las cosas para poder seguir adelante y generar algún ingreso. Mientras preparaba el viaje ya le había dado vueltas a la posibilidad de recuperar una tradición que se había perdido por el uso del correo electrónico y las páginas web, era una prueba, pero tenía que intentarlo ¿le gustaría a mis amigos recibir una postal del viaje?

Puse en marcha el proyecto de las postales a mediados de enero y fue a través de Facebook desde donde lancé la campaña. La respuesta fue inmediata, algunos ingresaron mucho más de lo 15€ que pedía por postal, a modo de adelanto, para seguir recibiéndolas conforme fuese cruzando las fronteras. Durante todo el año esto se ha venido repitiendo, afortunadamente cada vez que lanzaba una llamada de ayuda, algunos de mis amigos respondían. No ha sido una respuesta masiva, pero la suficiente para hacerme continuar y cubrir los gastos necesarios para sobrevivir en mi aventura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los ingresos y gastos

Comida, alojamiento, transportes y visados han sido lo que más presupuesto se ha llevado. Luego podría destacar como gastos corrientes: el tabaco y como gastos testimoniales: algo para fumar, alguna cerveza y alguna botella de licor para alegrar algún día. Por supuesto los gastos de comprar las postales y los sellos para enviarlas han sido parte importante para poder cumplir con el compromiso adquirido.

También han surgido imprevistos que me han hecho gastar dinero, sobre todo, en material electrónico: cables, un disco duro para guardar los archivos más pesados, un teléfono móvil ya que el viejo lo perdí en Surabaya (Indonesia), flip flops para no usar las botas a diario y alguna cosa más, siempre controlando el precio para encontrar los más económico y con una calidad que me diese para aguantar el mayor tiempo posible. Mantener el blog y el dominio, así como Dropbox también se han pagado con el presupuesto que te presentaré más adelante. Añadiré como gasto muy imprevisto, la multa que las autoridades indonesias me pusieron al abandonar el país tarde: 900.000 Rupias, lo que al cambio de entonces fueron unos 60 USD y que me dejó temblando.

Antes de darte datos de lo que he gastado, te digo que ingresos que he ido teniendo durante el año 2015, desde el día 7 de enero, hasta el 31 de diciembre y como me han llegado.

  1. Ingresos totales por postales: 2.070,62€ (descontadas las comisiones que PayPal cobra; una pasta).
  2. Ingresos totales por donaciones: 262,88€*
  3. Ingresos totales por trabajos: 399,78€ (Mi Nube y pintar en un hostel en Malasia durante 3 días)
  4. Ingresos totales por patrocinio: 497,40€ (Actúa Comunicación, La Panza es Primero y LastTour Internacional)
  5. Ingresos totales por préstamos: 1.000€ (300€ + 100€ + 500€ + 100€)
  • Total ingresado a 31 de diciembre 2016: 4.328,01€

* En concepto de donaciones incluyo lo que me han enviado por cuenta bancaria o PayPal, lo que me han entregado en mano en los voluntariados y otros viajeros para ayudarme, que también los ha habido. Y los gastos que han pagado los anfitriones de los voluntariados.

En cuanto a los gastos, no he llevado un control exacto de todo, pero me he propuesto para este 2016 hacerlo y así poder explicar con más detalle el año próximo donde se me va el dinero viajando. De todas formas si que sé lo que he gastado en total y de ahí he hecho la media mensual, aunque habrá habido meses con más gastos y otros con menos, dependiendo de lo que me he movido viajando o lo que he gastado, sobre todo en los imprevistos que te detallé anteriormente.

  1. Gastos durante el año: 4.009,16€
  2. Media de gastos mensuales: 334,10€

Como podéis comprobar, no ha sido mucho y por ello digo que a más de uno le sorprenderá, a mi lo hizo cuando hice las cuentas para preparar este artículo. Aclarar, que si no llego a parar para ayudar y trabajar de voluntario, esto se hubiese multiplicado por dos en el mejor de los casos. La diferencia entre lo ingresado y lo gastado en 2015, me sirve para poder moverme en este momento en Australia.

Un proyecto que seguirá adelante

Para terminar me gustaría recordaros que el proyecto del viaje sigue adelante y con ello el de enviar postales también. Las postales son una manera de ayudarme y sobre todo, es una manera de recibir una alegría en tu buzón, que siempre que lo abrimos está lleno de: facturas, publicidad y ninguna buena noticia.

Los amigos que por ahora las han recibido me cuentan que la sorpresa, aunque la esperen, es genial y que les hace tener un rato mucho mejor, qué según qué día, puede ser hasta reconfortante. Así que te animo a tener un buen recuerdo de esta parte de mi vida que tanto me está haciendo disfrutar de la mía propia y que con cariño cuento a través de este blog para que la conozcas y puedas desenvolverte si te lanzas a la aventura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gracias a [email protected] los que habéis estado ahí hasta ahora y también gracias anticipadas a los que os animéis a colaborar. La Vuelta al Mundo Sin Prisas, sigue adelante… con vuestra ayuda y mi voluntad. Porque en verdad os digo, el mundo es maravilloso si lo sabemos descubrir y disfrutar.

Hasta el próximo artículosobre Sandakan, para terminar con mi periplo contado, sobre el Sudeste asiático.

¡Pura Vida!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: