Entre Nápoles y Roma y algo de escalada

De nuevo subimos hacia el norte, pero seguimos en Italia. Desde Nápoles llegamos a un pueblito que pertenece a la región del Lazio, Poggio Mirteto, muy cerca de Roma.

La primera noche de Ciampino en casa de Elena y Giulio, entre otras personas se encontraba Yara. Después de conocer a Fer durante la primera cena que este hizo, se ofreció como anfitriona, y fue en su casa donde nos hemos alojado estos días.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La conexión con Yara fue inmediata, es curioso como las personas respondemos a estímulos innatos sin tener, yo por lo menos, una explicación estrictamente lógica. Desde el primer momento las cosas volvieron a fluir y comenzamos a conocernos alrededor de una mesa. Yara invitó a unos cuantos amigos a cenar compartiendo cocina “italo-española” y conocimos a Fausta, Erica, Gabriele y Fabrizio. Colaboramos prácticamente [email protected], cada [email protected] con su especialidad, a tope de comida, de bebida y buena gente. También tuvimos sesión de didgeridoo y tanto le moló a Yara, que fabriqué uno con un tubo de pvc que tenía su padre de unas obras recientes y unas velas de cera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al día siguiente nos fuimos a escalar Yara, Claudio, Fabrizio, Francesco, Fer y yo. La zona se llama Supino a unos 100km de distancia, alucinante sentir la roca y vivirla. Las paredes eran de placas calcáreas y mas difíciles de lo acostumbrado, pero cualquiera que conozca la escalada sabrá que tu compañ[email protected] de cuerda es tu contacto en tierra firme y a partir de ahí, la confianza en tu compi te da la fuerza que necesitas en esos momentazos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Carol y Lino, los padres de Yara, nos cuidaron como si fuéramos sus [email protected] [email protected] Son momentos de tanta entrega incondicional, que personalmente me faltan recursos para describir la gratitud que siento o sentimos hacia [email protected] Hay mucho amor en el mundo y solo hay que abrirse para sentirlo y ser libre para expresarlo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También aquí  hemos compartido con los perritos de la casa momentos muy chulos. Los cuadrúpedos, son auténticos maestros del afecto y del juego, así que Tety, Barnie y Mollygrazie mille”.

El penúltimo día compartimos con parte de la familia de Yara una comida riquísima, entre otras cosas había pasta fresca y aunque Carol es americana, su pasta es auténticamente italiana, ¡¡uhmmmmm, riquísima!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Durante la comida surgió la típica tertulia política, y por defecto comentamos la decadencia social que estamos sufriendo en pleno siglo XXI, entre otras cosas por la mala gestión económica y la falta de comunicación humana. Curiosamente casi [email protected] tenemos las mismas necesidades y las mismas carencias…

Stefano y Alessia, primos de Yara, nos ayudaron a redactar el texto en italiano para contactar con Enmanuel, fue a través de blablacar y el lunes por la mañana madrugón para llegar a la estación de Tiburtina, allí quedamos con Enmanuel que nos condujo hasta Venecia Mestre y aquí nos recogió Giovanni para llevarnos a nuestro siguiente destino en Italia, Treviso que sería nuestra antepenúltima parada antes de cruzar la frontera hacía Los Balcanes, pero esto es otra historia y lo contaremos en el próximo artículo.

Ci Vediamo!

¡Pura vida!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: