Filipinas, 2ª etapa. Transportes y visados en Filipinas (4ª parte)

En esta cuarta entrega de mi paso por Filipinas por segunda vez, voy a hablarte de los transportes públicos: autobuses y jeepneys, taxis, triciclos, motos, barcos y aviones. También te cuento los requisitos para entrar en el país, que son sencillos para los españoles. Así como renovar tu visado por más tiempo del concedido a la entrada.

Pero te recordaré que en mi anterior artículo te hablé de donde dormir o comer en Filipinas, aparte de otras cosas. Y los dos primeros de esta segunda etapa estuvieron dedicados a mi vida en esos cinco meses viviendo en un barco velero y el descanso que me tomé tras recorrer parte del Pacífico en él.

Sigo hablando de la isla de Cebú, que es donde me he quedado durante este tiempo y es lo que mejor conozco. Aunque la vez pasada, en 2015, que visité la isla de Luzón, las cosas funcionaban de forma parecida, con la excepción de que allí, en Manila, también hay metro.

Los transportes públicos: autobuses

Tengo que diferenciar entre los autobuses de compañías que tienen una imagen y todos van pintados igual como Ceres, y los que se pueden considerar independientes, pero que hacen esas rutas también.

Por ejemplo entre los autobuses de Ceres puedes elegir con aire acondicionado y sin él. Los demás son sin aire acondicionado. Yo prefiero estos últimos, además de más baratos, las ventanas abiertas me gustan y el aire dándome en la cara me hace sentir el viaje. Por otro lado el aire acondicionado siempre está a bajas temperaturas, lo que en un viaje largo puede significar un catarro.

Los autobuses con aire acondicionado se acercan más a los estándares que conocemos en Europa.

En los autobuses, alguien estará ahí para cobrar y el se encargará de decirle al conductor donde ha de parar por ti. Otra cosa que funciona también es dar unos golpes, con algo metálico es lo mejor, en el autobús para avisar de tu intención de bajar.

Los autobuses tienen sus terminales. Que yo sepa en Cebú están la terminal norte y la sur, dependiendo de la dirección que tienes que tomar para viajar en la isla.

Autobuses hacía la misma población los tienes cada poco tiempo. No he apreciado un horario establecido. Simplemente llegas, preguntas cual es el autobús para llegar donde quieres y habrá uno a punto de salir.

Los precios y el ruido

Los precios varían dependiendo de la distancia y del tipo de autobús. En los que son sin aire acondicionado, yo he calculado que es un peso por cada kilómetro. Aunque no es una cifra exacta, te servirá de guía. Los que llevan el aire acondicionado da igual donde te bajes, te cobrarán un mínimo por el viaje.

En algunos de los autobuses y más en los jeepneys, probablemente tendrás que aguantar la música a todo trapo y si la canción le gusta especialmente al conductor, entonces el vehículo se convierte en un infierno.

Sí, a mi la música me gusta, mucho, pero escuchándola a un volumen adecuado y sobre todo con una ecualización que no rompa los tímpanos. Alguna vez he pedido al conductor que bajase el volumen y lo ha hecho sin poner pegas.

Los Jeepneys

Tienes yeepneys para moverte por la ciudad –lo más económico y sencillo- y para viajar entre poblaciones cercanas.

En una ciudad como Cebú, tienes algunos autobuses que hacen recorridos internos, pero sobre todo tienes jeepneys y haciendo transbordos puedes recorrer toda la ciudad por muy poco dinero. Para hacer el recorrido completo pagas 7 Pesos. Hay algunos que cuestan un poco más, pero hablo de 12 pesos únicamente.

En los jeepnees pequeños, normalmente pagas directamente al conductor. Algunos llevan a alguien que cobra, pero son los menos. Si te pilla al final del vehículo, los demás pasajeros le harán llegar el dinero y a ti las vueltas si te corresponde.

En la carretera, si hay baches, es tu problema. El conductor no los ha puesto ahí y la carretera es la que es. Él tiene que hacer los máximos viajes posibles, aún a costa de tus huesos.

Por otro lado, los pasajeros, algunos muy mayores, seguro que lo pasan mal. Me sorprende la pasividad de los filipinos para reclamar sus derechos como viajeros.

Y en cuanto a los precios… alguna vez para hacer el mismo trayecto me cobran una cantidad diferente. También depende del jeepney o autobús que te toque. En alguna ocasión lo he discutido con ellos, pero ya he desistido. Unas veces compensan por las otras.

Los triciclos y las motos

Los triciclos es una buena manera de moverte, tanto en las ciudades, como entre los barrios o barangayes y pequeñas poblaciones. Son baratos, en ocasiones muy lentos –depende del conductor-, pero normalmente seguros, aunque algunos están para el cementerio de triciclos y otros parezcan una discoteca rodante. Algunos son tan anchos como un coche.

El trayecto cuesta entre 8 y 20 Pesos filipinos (0,14-0,32€), dependiendo de la distancia o de la ciudad donde estés. También tienes la opción de alquilarlo para ti solo, que llaman ‘Servicio especial’ pronunciado en inglés. Pagarás lo que suelen pagar entre todos los viajeros para ese trayecto. Siempre tratarán de sacarte más.

Mi primera experiencia fue el día que fuimos al hospital, entre DryDock y Danao, unos 10Km. El conductor me pidió 200 Pesos filipinos, le pagué 70 Pesos y se quedó satisfecho. Te recomiendo negociar antes de subir. Evitarás sorpresas.

Las motos también ejercen de taxi pero son más caras que los triciclos y a veces más que el propio taxi coche. Aquí ya entra tus ganas de viajar más rápido o más seguro. En mi caso por el precio suelo preferir los coches, pero es cierto que a veces, las motos, hacen un servicio inigualable de rapidez.

Algo que me ha llamado la atención es que si se puede transportar, no hay problema. Ya sea yendo cinco en una moto, familias enteras con bebes y la abuela o varios amigos yendo juntos. Llevando cargas que nunca podría haber imaginado en vehículos de dos ruedas o en triciclos, algunos construidos únicamente para transporte, pero que tienen sus límites y normalmente son superados.

Los pedalcab o triciclo bicicleta

Se usan sobre todo en ciudades pequeñas, o en barrios. No he visto que en el centro de Cebú funcionen para personas pero sí para mercancías.

Suelen usarse para distancias cortas y son un poco más económicos que los triciclos motorizados, pero poco menos.

Cuando transportan mercancías y me los cruzo, me pregunto cómo podrán llevar semejante armatoste de hierros y cargarlo además. Lo mismo para las personas ya que a veces he visto hasta cuatro o cinco.

La verdad es que los que los manejan tienen mucho merito, buenas piernas y buenos pulmones.

Taxis y furgonetas de transporte público

Los taxis no son caros, sobre todo por el cambio de moneda. Un trayecto que en España podría costar 50€, aquí lo haces por 10€ o 15€, así que si tu presupuesto es holgado es lo más seguro, limpio y… fresco. En una ciudad como Cebú con un tráfico infernal y caótico he pagado como máximo 200 Pesos filipinos (algo menos de 4€) y casi he cruzado la ciudad de cabo a rabo.

También está la opción de las furgonetas de transporte, aunque solo son para distancias más o menos largas. No funcionan en las ciudades. El problema es que tratan de meter la mayor cantidad de gente posible, añadiendo asientos extras a los que normalmente vienen de serie. Asientos por otro lado, de madera y pequeños.

transportes y visados en FilipinasEntre Cebú y Danao que hay unos 55Km pagas 50 Pesos (menos de 1€). Llevan aire acondicionado y suelen ser rápidos, a veces temerarios, ya que los conductores dependen para sus ganancias, de los viajes que puedan hacer en el mismo día.

En algunos transportes públicos por carretera no busques la comodidad, solo el desplazarte y llegar donde quieres.

Barcos o ferris y las “bancas” taxi

La insularidad del país obliga a que, además de los vuelos que conectan las diferentes grandes ciudades y también otras más pequeñas, también haya un buen servicio de transporte marítimo. Tanto de grandes ferris, como de pequeñas embarcaciones a modo de taxi.

Los ferris ofrecen un viaje más romántico y más económico, pero también mucho más lento que un avión. Puedes cruzar de punta a punta y también cruzar entre islas con bastante regularidad. Si tienes tiempo, porqué no.

Por lo que respecta a las pequeñas embarcaciones que hacen la vez de taxis marítimos, cuando llegamos en este viaje por el Pacífico a Surigao, en Mindanao, estuvimos anclados en las aguas del puerto de la ciudad.

Creo que echamos el ancla en plena autopista marítima ya que durante todo el día, desde muy temprano, veíamos pasar pequeñas bancas –el barco típico filipino de pescadores, que se ha adaptado a otros menesteres-, que transportaban personas y paquetes.

Algunos nos hacían gestos no muy amistosos y se lo comenté a Horst, el capitán. Finalmente movimos el velero ya que, efectivamente, estábamos en medio del camino. Pero claro cuando llegamos era de noche y no conocíamos el lugar, por lo que no reparamos en ese detalle.

Pregunté por esas barcas tan curiosas con un patín a cada lado y muy ruidosas y me contaron que enlazaban las pequeñas islas que rodeaban la ciudad para que sus habitantes pudiesen moverse de forma fácil y económica.

Como el motor de nuestra lancha neumática estaba roto, tuvimos que usar una banca de tamaño medio y además de a nosotros, nos vino muy bien para trasladar lo que compramos en tierra y las garrafas de gasolina para llenar el depósito.

El avión

Filipinas tiene varias compañías aéreas que ofrecen tarifas baratas para vuelos internos. Cebú Pacific, Philippines Airlines y Air Asia -que tiene su sucursal filipina-. Las dos primeras además disponen de sub compañías que hacen recorridos distintos. Normalmente dependiendo de la antelación con la que compres el vuelo, encontrarás mejores tarifas.

También estas compañías ofrecen vuelos internacionales a múltiples destinos. Algo que he podido comprobar, tanto en esta segunda ocasión en la que visito el país durante el viaje, como en 2015 cuando vine y regresé a Malasia, es que siempre hay retrasos. En algunos casos de varias horas.

Los visados turísticos en Filipinas

Cualquier europeo puede venir a Filipinas sin problemas y sin tener que pedir un visado. A día de hoy, al entrar en el país, tienes un mes gratuito. Antes eran 22 días, por lo que ha cambiado desde que estuve aquí en 2015.

Lo que no ha cambiado desde entonces y que debes de tener muy en cuenta, es disponer de un vuelo de salida del país al terminar ese periodo. Sino, no entras. De echo, en el mostrador de facturación de la compañía en el país de donde vengas, si no tienes ese vuelo de vuelta, no te facilitarán la tarjeta de embarque.

En caso de que quieras quedarte más tiempo en el país, como me ha pasado a mi, los trámites son fáciles. Claro que dependerá de la ciudad donde te encuentres. Según me han contado, en Manila, en el mismo día te entregan tu pasaporte visado con la renovación. Sin embargo en Cebú, tienes que esperar dos días o más, desde que lo solicitas hasta que te entregan el pasaporte visado.

En Cebú tienes dos oficinas de inmigración donde renovar y extender el visado. Ambas están en centros comerciales. En Madaue City se llama “J Mall” y en Mactan “Gaisano Mall”. Yo siempre lo he renovado en el primero, aunque me han dicho que el segundo es más ágil por tener menos solicitudes.

Las renovaciones pueden ser por 1 mes, dos meses o seis meses. Puede que existan a más largo plazo, pero lo desconozco.

El precio de la renovación de visado y el proceso

El precio por mes es de 1.430 Pesos filipinos. Al ir renovando y después de hacerlo más de tres meses te entregarán un documento de identidad personal, como un DNI, que tendrá la misma validez que la del visado que lleve tu pasaporte.

Ármate de paciencia cuando vayas a solicitar tu visado. El proceso es el siguiente:

  • En la entrada de inmigración te registras, te darán un documento para rellenarlo con tus datos, lo chequearán y escribirán un número de registro que a ti no te sirve para nada.
  • Entregas ese documento junto con el pasaporte en una ventanilla. Esperas, entre ½ y 1 hora.
  • Te llamarán por tu nombre, te entregarán un documento para pasar por caja, pagas y vuelves a esperar. Otra ½ o más, o menos, dependerá de cuanta gente haya.
  • Te volverán a llamar y te entregarán el recibo que servirá como pasaporte, hasta recibir el pasaporte con el visado. Normalmente 2 días, pero como haya fiestas por el medio, puede ser hasta una semana.
  • Vuelves el día indicado y recoges tu pasaporte en otra ventanilla. Sin esperas.
  • Sigue disfrutando del país legalmente.

Si renuevas con bastante antelación al día que se te acaba el que tienes, no pasa nada, no pierdes días, por lo que no esperes al último momento. La renovación es desde el día que expira el anterior, no desde el día que la solicitas.

Algo más sobre los visados

Justo antes de irme de Filipinas descubrí por mi amigo Chris -del que os hablé en el segundo capítulo de esta serie– que cuando llevas más de seis meses en el país, también necesitas un documento de inmigración para abandonarlo. No te lo entregan inmediatamente, así que hay que prevenirlo con unos días de antelación. Tardarás un par de días en tenerlo en tus manos.

Y hasta aquí el capitulo cuarto de la saga. Queda un quinto y último donde te contaré mis últimos días en Filipinas con un cambio de planes obligado.

Hasta entonces y como siempre…

¡Pura Vida!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: